Cálculo de la antigüedad en los supuestos de sucesión de contratos temporales.

Jubilación y trabajos esporádicos - Tesorería general de la seguridad social

Tabla de contenidos

En supuestos de sucesión de contratos temporales, la antigüedad del empleado en la empresa se remonta al momento en que se inició el trabajo en virtud del primer contrato temporal siempre que no haya existido una interrupción significativa, no existiendo un método matemático a la hora de apreciar la ruptura del vínculo, ni erigiéndose el módulo de tres meses como barrera universal, dado que han de ponderarse todas las circunstancias concurrentes, incluida la duración global del arco temporal examinado.

La cuestión planteada en la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 21 de septiembre de 2017 consiste en determinar la fecha inicial para el cómputo de antigüedad en el caso de una trabajadora con sucesivos contratos por obra o servicio.

Para la resolución de la cuestión, el TS comienza recordando su doctrina sobre la unidad esencial del vínculo , expuesta en numerosas sentencias (TS 8-3-07, 17-12-07,  18-2-09 y 17-3-11 entre otras) conforme a la cual en supuestos de sucesión de contratos temporales se computa la totalidad del tiempo de prestación de servicios  a efectos de la antigüedad, cuando ha existido la unidad esencial del vínculo, lo que comporta que se le haya quitado valor con carácter general a las interrupciones  de menos de 20 días, pero, también, a interrupciones superiores a 30 días, cuando la misma no es significativa, dadas las circunstancias del caso, a efectos de romper la continuidad en la relación laboral existente.

No obstante, el propio TS ha matizado que no existe unidad esencial del vínculo cuando existen más de veinte contratos temporales en el periodo de seis años y en cuatro ocasiones, al menos, los períodos de cese alcanzaron más de los tres meses e incluso cinco y seis meses, percibiendo además el trabajador prestaciones por desempleo en algunos periodos (TS 10-7-12). Ahora bien esa matización no significa que se rompa la unidad esencial del vínculo si median interrupciones superiores a tres meses, dado que la mencionada sentencia ni opta por un método matemático a la hora de apreciar la ruptura del vínculo, ni erige el módulo de tres meses como barrera universal, ni prescinde de la duración global del arco temporal examinado a la hora de ponderar todas las circunstancias.

Para el TS, en definitiva, en estos casos, los parámetros que han de tenerse en cuenta en estos casos son:

  1. el tiempo total transcurrido desde el momento en que se pretende fijar el inicio del cómputo
  2. el volumen de actividad desarrollado dentro del mismo
  3. el número y duración de los cortes
  4. la identidad de la actividad productiva
  5. la existencia de anomalías contractuales
  6. el tenor del convenio colectivo

y, en general, cualquier otro que se considere relevante a estos efectos.

Por tanto:

– cuando se ha prestado la misma actividad durante el 97% del tiempo transcurrido en un período de 12 años

– han mediado varios contratos temporales durante el mismo período de tiempo para realizar siempre las mismas tareas

– ha existido una cesión ilegal y

– el único paréntesis se ha prolongado durante tres meses y medio…

… la unidad del vínculo se mantiene y el cómputo de la antigüedad se retrotrae al momento inicial del trabajo.

 

Si desean más información pueden contactar con el equipo de profesionales que componen HEREDIA CRUCES ASESORES en nuestros canales habituales de contacto.

Compartir artículo:

Artículos relacionados

Periodo de prueba
Escisión parcial
Contrato para sustituir vacaciones
Inquilinos vulnerables