Prestación de viudedad. Fallecimiento por enfermedad común antes de un año de matrimonio sin tener certificado de convivencia anterior

Jubilación y trabajos esporádicos - Tesorería general de la seguridad social

Tabla de contenidos

Para acreditar la convivencia anterior al matrimonio, cuando el causante fallece por enfermedad común antes de transcurrir un año y sin que haya hijos en común, no es necesario el certificado de empadronamiento, pudiendo acreditarse por cualquier medio admitido en Derecho.

Los hechos sobre los que versa la sentencia del Tribunal Supremo, de fecha 15 de noviembre de 2017, son los siguientes: el matrimonio tuvo lugar el 23-8-2014, vínculo que estuvo vigente hasta el fallecimiento del causante, producido dos meses después como consecuencia de un tumor de etiología común diagnosticado en enero de 2013, sin dejar descendencia.

Desde el mes de marzo de 2010 los cónyuges habían convivido ininterrumpidamente como pareja de hecho, si bien no figuraban empadronados en el mismo domicilio. El INSS le reconoció la prestación temporal de viudedad, siendo el objeto de la demanda el reconocimiento de la pensión vitalicia de viudedad.

En suplicación  no se le reconoció derecho a la pensión de viudedad al no haber estado inscritos como pareja de hecho en el registro correspondiente y no acreditar la convivencia como pareja de hecho con el certificado de empadronamiento, requisitos ambos que considera imprescindibles para dar lugar a la pensión de viudedad.

Entiende el TS  que el acceso a la pensión  vitalicia viene condicionado por la acreditación de un periodo de convivencia que, sumado al de duración del matrimonio, hubiera superado los 2 años (LGSS/94 art.174.1 y 3, ahora LGSS art.219.2 y 221.2), sin que en forma alguna sea exigible -para esa convivencia prematrimonial- el requisito de inscripción o escritura pública , que es propio de la pensión correspondiente a la pareja de hecho cuyo miembro supérstite pretende el derecho a la pensión, y cuya razón de ser (acreditación fehaciente del compromiso de convivencia) ya está cumplidamente atendido por el propio matrimonio posterior.

La convivencia, por tanto, puede acreditarse no sólo a través del certificado de empadronamiento, sino mediante otros medios de prueba admisibles en Derecho.

 

Si desean más información pueden contactar con el equipo de profesionales que componen HEREDIA CRUCES ASESORES en nuestros canales habituales de contacto.

Compartir artículo:

Artículos relacionados

Cuándo no se devuelve la fianza de un alquiler
Invertir en cine y en música
Contrato de interinidad
Impuesto Transmisión Patrimoniales - itp en Madrid